Intervienen otro albergue informal y rescatan a 21 menores

Intervienen otro albergue informal y rescatan a 21 menores

“Cuando me portaba mal me golpeaban con la correa, luego me encerraban en mi cuarto con candado. El pastor nos hacía rezar de seis a ocho horas para pagar nuestras culpas”.

 

 

Esta fue la descripción que dio Issac, de años 12, al recordar los malos tratos que recibía en el centro de rehabilitación evangélico ‘Restaurando Vidas para Jesucristo Jehová-Jireh’, ubicado en el distrito de Puente Piedra.

 

 

Isaac solo estuvo dos semanas en este lugar donde compartía espacio con adultos con adicción a las drogas. Fue derivado a este lugar por la Policía, porque se le halló en presunto estado de abandono al estar en las calles, drogándose con pegamento.

 

 

Su hermana mayor, Amelia, de 25 años, logró sacarlo de este lugar y constató que el niño convivía con adultos. La familia del menor lo estaba buscando desde hacía varias semanas.

 

 

Los menores de este lugar han sido testigos de cómo los internos intentaban suicidarse cortándose las venas en el baño.

 

 
Y los cuidadores, en lugar de orientarlos, los castigaban incrementando su sufrimiento y dolor. “Se suponía que era un centro evangélico, pero no daban la ayuda necesaria”, contaron algunos exinternos.

 

 

El último jueves y viernes, la Fiscalía de Familia de Puente Piedrarescató a 21 menores, entre niños y niñas, de este centro de rehabilitación que funcionaba en tres locales, uno destinado para hombres y otro para mujeres con problemas de adicción a las drogas.

 

 

Mimp y Fiscalía

 


En la intervención participó personal del Ministerio de la Mujer, a través de la Unidad de Protección Especial (UPE) Lima-Norte, de la Dirección de Políticas de Niños, Niñas y Adolescentes, policías y personal de Fiscalización del municipio de Puente Piedra.

 

 
Las autoridades verificaron que los locales operaban de manera informal al no contar con licencia de funcionamiento ni certificado de Defensa Civil. El propietario sería Edmigio Alba Berroso.

 

 

También comprobaron que los menores vivían con adultos, tanto en el local para hombres y en el local destinado para mujeres.

 

 

Los ambientes se hallaban en estado deplorable y los internos vivían en cuartos hacinados, con colchones en mal estado. La Fiscalíarecogió la versión de los niños, quienes confirmaron que eran agredidos físicamente por los encargados del centro.

 


Uno de los internos se cortó los brazos y el pecho para pedir que la Fiscalía lo saque de ese lugar, según imágenes a las que pudo acceder este diario.

 

 

“El castigo para ellos era cuatro días de ayuno, maltratos físicos y psicológicos. Hallamos cuartos donde habían internos que convivían con sus bebés, porque el pastor les daba un cuarto para su rehabilitación”, contó personal del municipio de Puente Piedra.

 

 

Según la Fiscalía de Familia de Puente Piedra, varios menores fueron internados en este centro por sus padres.

 

 

Versión del Mimp

 


Maricarmen Santiago, de la Dirección de Niños, Niñas y Adolescentes del Ministerio de la Mujer, precisó que ninguno de los 21 niños había sido derivado por las UPE.

 

 

Siete menores fueron trasladados a centros de acogida residencial y el resto fueron devueltos a sus padres.

 

 

“Como parte de nuestras funciones, estamos supervisando todos los centros de atención, públicos y privados, a pesar que no está en nuestra competencia. Vamos con la Fiscalía y la Policía para intervenir porque algunos no nos han dejado ingresar”.

 

 

Y explicó que estos centros son regulados por el Ministerio de Salud, según Ley 29765.

 

 

“Es importantísimo que los gobiernos locales supervisen estos espacios que podrían estar albergando menores con adultos. Desde el ministerio hemos pedido a todos los alcaldes a nivel nacional que nos informen si es que dentro de sus comunas existen este tipo de centros, porque ellos son los responsables de verificar. En caso exista, se procede con el cierre”, precisó Santiago.

 

 

Claves

 


– En octubre del 2018 un interno de ‘Restaurando Vidas’ falleció cuando cayó a la piscina del establecimiento. Los padres de Giancarlo Sánchez no creyeron que se tratara de un simple accidente.

 

 

– Martín Milla, del centro Sinergia por la Infancia, denunció las malas condiciones en que vivían los menores.

 

Fuente: La República

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: