Casos de corrupción que Tarek William Saab podría investigar antes que EE UU

Casos de corrupción que Tarek William Saab podría investigar antes que EE UU

¿Cómo es que el ilegítimo fiscal sí desea que Estados Unidos extradite a  Alejandro Andrade, pero aún no detiene a Gorrín en suelo criollo? Ambos fueron socios, son cómplices y hacedores del desfalco en Venezuela.

 

Con al menos un año de retraso el ilegítimo fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, anunció que investigará a Alejandro Andrade Cedeño, exguardaespaldas de Hugo Chávez, y extesorero de la Nación; por lo que pidió a Estados Unidos su extradición.

 

Andrade, quien se declaró culpable en 2017 de haber lavado dinero del Estado venezolano, hoy enfrenta a la justicia estadounidense, y es ahora que el chavismo desea extraditarlo.

 

El anuncio se produjo dos días después de que fiscales federales en Estados Unidos revelaron en un comunicado que Andrade y el banquero venezolano Gabriel Arturo Jiménez Aray aceptaron su culpabilidad en los delitos de lavado de dinero hace meses, pero sus casos habían permanecido en secreto.

 

Pero Tarek William Saab tuvo que esperar a que el caso se diera a conocer y que Estados Unidos actuara, para entonces desde Venezuela afirmar que “se iniciará una investigación” contra uno de los tantos responsables del desfalco del país suramericano.

 

“Solicitamos el bloqueo e inmovilización de sus cuentas bancarias. Esperamos que Estados Unidos entregue a este hombre ante la justicia venezolana”, sentenció el fiscal.

 

Con dichas afirmaciones William Saab solo deja evidencia de que en Venezuela no existe intención alguna de investigar y condenar a quienes lavaron dinero del Estado; pues entre los involucrados en el caso también está Raúl Gorrín, dueño del canal de noticias Globovisión, quien es prófugo de la justicia estadounidense pero vive “la dolce vitta” en Venezuela, bajo la complicidad y beneplácito del chavismo.

 

Saab no se pronunció tampoco sobre el banquero Gabriel Jimenez Aray, quien también está involucrado en el caso de Andrade, y que además su hijo es uno de los creadores de la oficialista “criptomoneda” Petro.

 

En su rueda de prensa, el fiscal no mencionó el caso contra Gorrín, quien es cercano al gobierno de Nicolás Maduro, a tal punto de que a nivel internacional es considerado uno de los presuntos testaferros de la familia presidencial.

 

De acuerdo con documentos judiciales estadounidenses, Gorrín, de 50 años, pagó sobornos a Andrade y a otro funcionario venezolano para que hicieran transacciones a una tasa favorable de cambio.

 

Gorrín, propietario y presidente de la cadena televisiva de noticias Globovisión, también efectuó compras para ellos y les pagó gastos relacionados con aviones privados, yates, casas, caballos, relojes y ropa de diseñadores. Aunque está acusado en Estados Unidos, se encuentra prófugo y libre en Venezuela.

 

Mientras Tarek William Saab busca aparentar que en Venezuela no hay impunidad, la verdad es que en el país suramericano la justicia es selectiva donde existen millonarios intocables que han ayudado a despilfarrar el dinero de la nación. Casos como Odebrecht y la corrupción en las cajas de alimentos CLAP aún no son investigados.

 

Algunos casos “intocables” en Venezuela

Al mismo tiempo en que el país suramericano enfrenta la mayor crisis económica de su historia, el ilegítimo fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, no inicia investigación alguna contra quienes han sido cómplices de la destrucción de la nación.

 

Maduro, sus hijastros y el lavado de dinero: Internacionalmente se conoció que de acuerdo con una investigación estadounidense, Nicolás Maduro estaría involucrado en una red de lavado de dinero a través de Malta; esto, según una querella criminal de Investigaciones de Seguridad Nacional presentada en los tribunales de Miami.

 

De acuerdo con medios de comunicación en EEUU, el dictador de Venezuela está siendo investigado por presunto blanqueo de unos 160 millones de euros a través de una firma de inversión privada; y este caso no está siendo investigado en el país suramericano.

 

Los “hijastros” de Maduro habrían ayudado a blanquear USD $1,2 millones de fondos sustraídos de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) entre 2014 y 2015, abultando su millonario patrimonio en Malta, un archipiélago del Mediterráneo central que se ubica entre Sicilia y la costa de África del Norte.

 

Según las investigaciones, la familia de Maduro habría empleado un esquema de inversión falso que incluía la emisión de bonos de forma fraudulenta.

 

El sobrino favorito de la pareja presidencial:

 

Es imposible que en una sincera “cruzada” por la corrupción no sea detenido el sobrino favorito de la familia presidencial venezolana, Carlos Erik Malpica Flores, quien también fungió como Tesorero Nacional y fue administrador de las finanzas de PDVSA hasta 2014.

 

Y es que de acuerdo con el diario ABC de España, en 2016 los “narcosobrinos” de la familia presidencial venezolana revelaron a autoridades estadounidenses que Malpica Flores fungió “como agente para el lavado de dinero procedente del narcotráfico utilizando los bonos de PDVSA y de la República”.

 

Esta podría ser la principal razón por la que Saab debería detener al “sobrino favorito” de la familia presidencial en Venezuela; sin embargo, su nombre no aparece en ninguna investigación sobre corrupción.

 

A esta grave información se suma la denuncia efectuada por Luisa Ortega Díaz, fiscal general en el exilio, quien aseguró que Malpica Flores tiene más de 20 empresas registradas en Panamá con las que contrata con PDVSA. Cada empresa abierta en Panamá fue registrada con un capital inicial de 10.000 dólares.

 

A esto se suma que cuando Malpica Flores era Tesorero Nacional, fue el encargado de ordenar el pago de USD $272.325 en 2014 a Pablo Iglesias, líder del partido español Podemos.

 

Iglesias recibió esa cifra en dólares en su cuenta bancaria en el paraíso fiscal de San Vicente y las Granadinas (islas caribeñas), bajo el concepto de pago por supuestas “asesorías para el desarrollo social” de Venezuela.

 

¿Por qué si William Saab quiere extraditar a Andrade, no empieza por iniciar también una investigación penal contra el propio sobrino de Nicolás Maduro y Cilia Flores?

 

El usurpador fiscal y su ilícita “red de contratistas”:

 

Que el fiscal usurpador Tarek William Saab se refiera a una lucha contra la corrupción en PDVSA y que él mismo no sea investigado, hace que dicha “lucha” pierda completa credibilidad.

 

Fue en julio de 2017 cuando la fiscal Luisa Ortega Díaz ordenó la imputación del presidente y vicepresidente de la Constructora Conkor C.A, Alejandro Josue Ruíz Mazzeo y Elías Ramón Koury Guevara, por estar presuntamente vinculados con irregularidades registradas en contrataciones con Petróleos de Venezuela y otras empresas mixtas, en el estado Anzoátegui.

 

Pero aunque Ortega Díaz aún en el ejercicio de sus funciones dio dicha orden, la constructora continúa contratando con PDVSA, y no solo eso, el usurpador William Saab estaría directamente involucrado.

 

De acuerdo con la periodista venezolana Maibort Petit, William Saab aparece vinculado a una red de empresas contratistas de PDVSA y otros entes gubernamentales que habrían ganado millones de dólares tras la asignación de contratos con sobreprecios, adjudicados a dedo, violando las leyes de licitación vigente. Esta información está en manos de autoridades federales de Estados Unidos.

 

Según la reconocida periodista, PDVSA efectuó al menos 12 contratos con Conkor, empresa que, según las investigaciones de Ortega Díaz, pertenece a testaferros de Tarek William Saab.

 

Cabe resaltar que los empresarios señalados Alejandro Josue Ruíz Mazzeo y Elías Ramón Koury Guevara, son acusados por EE. UU. de lavado de dinero proveniente del narcotráfico.

 

Estos son solo algunos de los casos que deberían ser investigados y castigados en una verdadera “cruzada” en contra la corrupción; sin embargo, no es así, pues de emprenderse las aprehensiones pertinentes se estarían afectando los “intereses” de quienes hoy ostentan el poder en Venezuela.

 

Redacción: Sabrina Martín Rondón

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: