Perú debe mantener abiertas sus fronteras a migrantes forzados de Venezuela

Perú debe mantener abiertas sus fronteras a migrantes forzados de Venezuela

Washington, D.C. y Tumbes, 31 octubre, 2018.- Ante el vencimiento del plazo para que las personas de nacionalidad venezolana puedan solicitar el Permiso Temporal de Permanencia (PTP) en el Perú, instamos al Estado peruano a que siga manteniendo abiertas sus fronteras y resaltamos la importancia de permitir el acceso al territorio para buscar protección internacional.

 

CEJIL, Oxfam y Encuentros exhortamos al Estado peruano a cumplir con su obligación de proteger y garantizar los derechos humanos de todos los migrantes y refugiados, a atender oportunamente sus necesidades humanitarias, y a brindar los mecanismos de protección a las personas cuya libertad o vida corre peligro.

 

De esta forma, solicitamos una extensión del plazo del PTP, que permite la estadía regular en el país y el acceso a derechos, y la asignación de mayores recursos humanos a la frontera para procesar adecuada y oportunamente las solicitudes de protección internacional.

 

El PTP tiene como requisito haber ingresado a territorio peruano hasta el 31 de octubre de 2018, por lo que se ha generado en los últimos días un incremento en el número venezolanos en frontera con intenciones de ingresar al país.

 

De acuerdo a reportes, hay más de 7.000 personas en el Centro Binacional de Atención Fronterizo (CEBAF) en Tumbes. Es importante señalar que el Estado peruano, hasta el momento, no ha cerrado la frontera y las personas continúan ingresando sin incidentes. Sin embargo, la infraestructura no da abasto a pesar de envíos de más operadores a la zona.

 

Reconocemos que, a pesar de las limitaciones, el trabajo coordinado del Estado con la sociedad civil y organismos internacionales es admirable y representa un buen ejemplo de cooperación, voluntad y solidaridad en una región que, en los últimos meses, se ha visto azotada por discursos xenófobos e intolerantes en contra de los migrantes y refugiados. Las personas que migran no lo hacen por voluntad propia; se trata de una migración forzada, en búsqueda de acceso a derechos fundamentales y una vida libre de violencia y persecución.

 

Nota de Prensa

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: