Operativo para erradicar cultivos de coca deja dos muertos

Operativo para erradicar cultivos de coca deja dos muertos

Dos muertos y tres heridos dejó este viernes un operativo de la Policía Nacional del Perú en el que intentaba instalar una base del Proyecto Especial de Control y Reducción del Cultivo de la Coca en el Alto Huallaga (Corah) en la región Puno, según informaron las autoridades locales.

La Policía llegó la madrugada de este viernes al centro poblado de El Carmen, en el distrito de San Gabán, provincia de Carabaya, para instalar una base del Corah en una zona de intenso cultivo de hoja de coca, insumo de la cocaína, pero se encontró con la oposición de los agricultores que se reunieron para impedir su trabajo.

El alcalde San Gabán, Roger Larico, declaró a RPP Noticias que los policías dispararon “a mansalva a la población”, después de producirse “un pequeño desliz” en el operativo.

“No podemos saber qué acciones cumplía la Policía. Por eso, responsabilizo al ministro del Interior, al ministro de Defensa y al mismo presidente del Consejo de Ministros”, afirmó Larico.

Los fallecidos fueron identificados como Angel Quispetupa y Héctor Velásquez, dos cultivadores de hoja de coca, cuyos cuerpos permanecían a un lado de la carretera Interoceánica a la espera del fiscal de turno para su levantamiento.

La Policía Nacional informó que los agentes fueron atacados con piedras y palos por unos 150 pobladores, motivo por el cual los agentes hicieron uso de material lacrimógeno y armas de fuego.

El presunto líder de los pobladores fue detenido por la Policía por “incitar al enfrentamiento”, añadió.

El alcalde de la vecina provincia de Macusani, Fabio Vargas Huamantuco, dijo al portal de El Comercio que los habitantes de los poblados cercanos, tras conocer la muerte de dos agricultores de la zona, “han decidido enfrentarse y se están reuniendo para llegar al lugar”.

“Va a correr mucha sangre, si no hay diálogo”, advirtió Vargas al hacer un llamado al Gobierno central para establecer una mesa de diálogo en la zona.

Un escaso porcentaje del cultivo de hoja de coca en el país puede ser destinado al uso tradicional, pero más del 90 % de los sembríos se dirige al narcotráfico.

A través del Corah, el Gobierno erradica los cultivos ilegales en varios valles de la selva peruana con el apoyo de la Policía Nacional.

Los cultivos de hoja de coca crecieron en Perú hasta llegar a las 49.900 hectáreas en 2017, un 14 % más que en el año anterior, según la última versión del informe de monitoreo de estas plantaciones de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

De las casi 50.000 hectáreas de cocales en Perú, la extensión más grande desde el año 2012, salieron más de 117.000 toneladas métricas de hoja de coca seca, un 11 % más que el año previo.

La mayor parte de la producción de hoja de coca seca (106.500 toneladas métricas) fue a manos del narcotráfico para elaborar cocaína y otras 10.700 toneladas métricas se dirigieron al mercado tradicional de hoja de coca, usada para “chacchar” (mascar, en quechua) y hacer mates y otros derivados legales.

Fuente: EFE

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: