Minero sobreviviente: “Logramos salir gracias a Dios”

Minero sobreviviente: “Logramos salir gracias a Dios”

Acompañada de su bebé, a quien sostenía con una manta amarrada a su espalda, Rosa Rodríguez permaneció durante más de 90 horas con la esperanza de volver a ver a su esposo, Jhonas Cuenca Canchari (34).

 

 

Jhonas era uno de los cuatro obreros que quedaron atrapados a más de un kilómetro de profundidad en la mina de carbón Pampahuay, tras un derrumbe. “Tranquila. Hemos logrado salir gracias a Dios”, fue lo primero que le dijo su esposo.

 

 

Durante los cuatro días de estar atrapados en el socavón, los mineros solo recibían agua y oxígeno a través de una manguera. Y Jhonas tenía una frase: “Si no es hoy, es mañana”, pues siempre mantuvo la fe de reencontrarse con su señora y sus dos menores niños.

 

 

Afuera, Rosa era testigo de cómo los propios colegas de los mineros formaron grupos para no parar con la búsqueda. Sin embargo, según dijo, nunca observó la misma preocupación por parte de la empresa Obras Civiles y Mineras SAC (Ocimic), responsable de la mina siniestrada.

 

 

“Mi esposo llevaba tres años trabajando allí. Pero siempre estuvo descuidado, sus vestimentas no eran adecuadas para trabajar en esa mina. En cualquier momento este derrumbe podía pasar”, afirmó la mujer.

 

 

Ella también reveló que Ocimic solo le ofreció una taza de café durante el tiempo que estuvo esperando a su esposo.

 

 

Fue por la noche del domingo 3 de febrero que los mineros, extenuados y con sus rostros y ropas cubiertos de carbón, volvieron a ver la luz. Sus amigos y familiares los rodearon y abrazaron.

 

 

“Gracias, Dios mío, por permitirnos volver a ver a nuestros familiares”, exclamó Iván Vega Mayta (36), mientras abrazaba a su esposa, quien durante estos días también vivió fuera de la mina.

 

 

“La situación es crítica, queremos que la empresa tome conciencia de lo que ha pasado, para que más adelante esto no vuelva a suceder. Es lo único que pedimos. Que los atiendan como se merecen”, dijo uno de los familiares de Vega Mayta, quien también es natural de Pasco.

 

En un primer momento, los mineros fueron trasladados al Hospital Regional de Huacho, hasta donde llegaron sus familiares.

 

 

Allí estaba Pablo Cuenca, familiar de Jhonas Cuenca, quien aseveró que en la mina Pampahuay les prometen seguridad a los obreros cuando están a punto de firmar el contrato.

 

 

Horas más tarde, los mineros fueron llevados a la clínica San Pedro, por tener convenio con la empresa responsable de la mina donde ocurrió el hecho.

 

 

En el exterior de este centro de salud permanecía Rosalía Palacios Rojas, cuñada de Abraham Reynalte Araujo (39), quien llegó desde Chancay, junto a la esposa del minero.

 

 

Ella también aseguró que la empresa minera los dejó abandonados en el momento más difícil. “¿Dónde está el dueño de la mina? No se puso a pensar en ellos cuando estaban sufriendo”, agregó.

 

 

Según reveló, su cuñado y sus compañeros de trabajo ingresaron a la mina Pampahuay a las siete de la noche, y no a las once, del día miércoles, por lo que manifestó su indignación al saber que la ayuda llegó recién durante la madrugada del jueves.

 

 

Abraham Reynalte trabajaba en la mina Pampahuay desde hace un año, tiene dos menores hijos, uno de dos y otro de 14, y es el sustento de su familia. Por este motivo, su cuñada pidió que no se abandone a los mineros durante toda su recuperación, incluso por si tienen que pasar por un examen psicológico.

 

 

Gregorio Ramírez (45), quien también nació en Pasco, fue otro de los obreros rescatados y que, pese a su padecimiento, salió caminando desde la mina.

 

 

“Estoy asustado y nervioso, no puedo recordar mucho. Estuvimos encerrados en un espacio de 15 metros de largo y 250 de ancho. En la desesperación buscamos huecos para salir, pero no había. Entonces intentamos tranquilizarnos. Cuando la máquina sonó, nos percatamos de que estaban trabajando para rescatarnos. Ninguno perdió la fe”, relató el sobreviviente.

 

Fuente: La República

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: