Navidad sin desperdicios

Navidad sin desperdicios

El desperdicio de comida se ha convertido en un hábito peligroso, que no sólo vulnera al medio-ambiente sino que contribuye a la distribución desigual de los alimentos a nivel global.

 

Seamos honestos, todos en algún momento nos hemos visto en la terrible situación de lanzar al cubo de la basura algún alimento que se descompuso en nuestro frigo o que pasó su fecha apta para el consumo. De acuerdo a las estimaciones de la FAO, cada año cerca de 1/3 de los alimentos que producimos en el mundo se pierde o se desperdicia y buena parte de este desperdicio ocurre en nuestras propias casas.

 

Se vienen tiempos de comidas en familia, donde se prepara un poco más de lo que estamos acostumbrados y eso representa un riesgo inminente de desperdicio alimentario, bien sea porque no se logra comer todo lo que se prepara en un mismo día, porque se almacena de forma inapropiada y se descompone o simplemente porque no logramos almacenarlo en el momento propicio y el riesgo de intoxicación es muy elevado así que desecha una gran cantidad de alimentos.

 

En esta Navidad, quiero invitarte a preparar su logística para aprovechar al máximo todo lo que prepares y evites el desperdicio alimentario.

 

  • 1) Limpia el refrigerador y el congelador para abrir espacio a las sobras, en el calor de la celebración no hay nada más incomodo que tener que sacar y meter recipientes porque no hay espacio suficiente para los más recientes.

 

  • 2) Evita utilizar la comida como decoración de la mesa, esto expone a los alimentos a temperatura ambiente por varias horas, acelerando el proceso de descomposición.

 

  • 3) Almacena las carnes deshuesadas y separadas de las salsas. Las ensaladas deben consumirse lo antes posible.

 

  • 4) Planifica el menú de las semanas siguientes e incluye preparaciones con las sobras. Utilízalas como relleno y cámbiales la cara para que todos disfruten del sabor sin distinción.

 

  • 5) Si en tu planificación te das cuenta que hay algunas sobras que no comerán en las siguientes 48 horas, congela de inmediato, esto será como poner “en pausa” el deterioro hasta por varios meses.

 

Recuerda que ante todo lo importante es compartir… compartir afectos no enfermedades, así que durante las próximas fiestas, tenga todo listo para guardar eficientemente las sobras y aprovéchelas en una próxima ocasión.

 

Por Mariángel Paolini Padrón

@cocinasegura

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: