Mitos del uso del microondas en la cocina doméstica

Mitos del uso del microondas en la cocina doméstica

Cuando el horno microondas llegó a nuestras casas, muy pocos imaginamos el potencial de ésta tecnología y por muchos años, sólo lo utilizamos para “recalentar”.

Hoy día, este artefacto electrodoméstico se ha convertido en el aliado de cocina moderna así que a continuación encontrará algunos consejos para maximizar su potencial en casa y dejar atrás algunos mitos que limitan su uso.

 

No existe evidencia científica comprobable que indique que calentar los alimentos en el microondas produzca cáncer, todo lo contrario, la evidencia de los especialistas asevera que no hay daño al ADN de las células por lo que no hay impulso a las mutaciones de las células sanas a malignas. la Organización Mundial de la Salud señala que no existe riesgo si cocinamos o calentamos alimentos en un horno de microondas, siempre y cuando sigamos las instrucciones del fabricante, cerremos bien la puerta del mismo y utilicemos un horno limpio e íntegro, ya que la suciedad o el daño del aparato podría ocasionar la fuga de microondas.

 

Con esto en mente, lo primero que debe tener en cuenta es que las microondas sólo llegan hasta aproximadamente 2 cm de profundidad, por lo que los trozos más gruesos requieren más tiempo que aquellos cortados finamente. Otra duda recurrente relacionada con el uso del microondas está asociado con la supuesta pérdida de nutrientes. Las evidencias indican que la pérdida de nutrientes es igual que con otros métodos de cocción convencionales. 

 

Pocos prestan atención a la potencia de su equipo y paradójicamente la combinación de tiempo y potencia es clave para lograr una cocción uniforme. Los alimentos que se cocinan mejor a potencia alta son aquellos con un alto contenido de humedad como carne molida de res, aves, verduras y frutas. Los huevos, quesos y carne en trozos grandes pueden resultar más duros cuando se cuecen en el horno de microondas con alta potencia, la recomendación es utilizar potencia reducida y tiempos mas largos. 

 

Para garantizar una cocción más uniforme, coloque los alimentos uniformemente en un recipiente cubierto y añada líquido si lo considera necesario. El calor húmedo que se crea ayudará a destruir las bacterias dañinas y asegurar una cocción mas uniforme. Coloque la tapa de manera que quede un espacio para que el vapor pueda salir un poco. De ser posible, deshuese los pedazos grandes de carne ya que los huesos pueden evitar que la carne se cocine completamente. 

 

Para una cocción más uniforme y eliminar las partes frías donde las bacterias dañinas pueden sobrevivir, mueve, rota o voltea los alimentos (cuando es posible) a la mitad del ciclo de tiempo de cocción en el horno de microondas. Aún cuando el horno de microondas tiene un plato giratorio, mover y voltear los alimentos puede resultar beneficioso.

 

Por: Mariángel Paolini Padrón

@cocinasegura

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: