Bochornosa visita de Maduro a México muestra su talante cobarde

Bochornosa visita de Maduro a México muestra su talante cobarde

Nicolás Maduro viajó y se escabulló en México tras diversas maniobras para mantenerse alejado de los medios de comunicación y de las manifestaciones en su contra.

 

Con una actitud catalogada de cobarde, el dictador de Venezuela llegó a la nación azteca para acompañar al nuevo presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en su toma de posesión.

 

Mientras otros mandatarios de la región se movilizaban libremente por la capital mexicana, sin huirle a los medios, Maduro decidió prácticamente mantenerse clandestino, pues no solo llegó tarde al evento, sino que decidió dejar su silla vacía en el Congreso y no asistió a la ceremonia de investidura. A donde sí llegó fue a la comida que se ofreció en Palacio Nacional y tan pronto terminó se retiró del lugar.

 

Mientras López Obrador todavía daba su mensaje en la Cámara de Diputados, el avión presidencial de Venezuela aterrizó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, sin que se diera a conocer si algún funcionario le dio la bienvenida oficial.

 

Aunque Maduro asegura que su llegada a México fue todo un éxito, y trató de simular que recibía saludos y halagos, no pudo ocultar ante el mundo que recibió pitas, maldiciones e insultos por ser el dictador de Venezuela.

 

El dictador chavista logró “robarse el show“, no solo fue el protagonista de insultos adentro y fuera del Congreso durante la toma de posesión del nuevo presidente mexicano, sino que hasta su comitiva de seguridad provocó un conflicto en la entrada del lugar al tratar de ingresar por la fuerza.

 

La bochornosa visita de Maduro fue tal que la Cancillería de Venezuela, a través de un comunicado, aseguró que incluso “un grupo de personas se apostaron en las inmediaciones del Palacio Legislativo de San Lázaro en respaldo a la visita de Maduro, que busca fortalecer la diplomacia de paz bandera de la Revolución Bolivariana”.

 

Sin embargo, el senador priista Miguel Ángel Osorio Chong respondió vía Twitter al mandatario sobre las supuestas muestras de cariño del pueblo mexicano.

 

“El pueblo mexicano es fraternal, pero no tiene cariño por dictadores. Nuestras muestras de solidaridad son con la sociedad venezolana, que exige libertad y democracia”, aseveró.

 

A este rechazo se suma el de unos treinta intelectuales y escritores mexicanos que también repudiaron su visita a través de un manifiesto en el que proclamaban que “nuestro país no debe legitimar una dictadura» y en el que consideraban que la presencia de Maduro “en un acto democrático como la trasferencia del poder ejecutivo es inaceptable”.

 

Pese a que Maduro no estuvo en el discurso de poseción de LópezObrador, sí se reunió en México con los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Cuba, Miguel Díaz-Canel. “Hermanos de la patria grande en la toma de protesta de @LopezObrador_”, tuiteó.

 

Cabe destacar que la visita de Maduro a México generó descontento y preocupación ante la comunidad mexicana y el mundo, pues aseguran que el hecho de que LópezObrador recibiera al dictador de Venezuela, deja en evidencia su tolerancia e indiferencia ante las violaciones de derechos humanos perpetradas por el régimen suramericano.

 

Redacción: Sabrina Martín / Amazonia Sur

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: