Nuevo juicio a militares por violación a 9 mujeres en 1984 empezará en marzo

Nuevo juicio a militares por violación a 9 mujeres en 1984 empezará en marzo

El nuevo juicio contra 13 militares peruanos acusados de violación sexual contra nueve mujeres de la región andina de Huancavelica en 1984 se realizará el 13 de marzo del 2019, tras la anulación de un primer proceso judicial por este caso, informó hoy la organización feminista Demus.

 

El nuevo juicio oral estará a cargo del Colegiado A de la Sala Penal Nacional por la violación sexual ocurrida durante el conflicto armado, que azotó Perú entre 1980 y 2000, y que, por lo tanto, es considerado un delito de lesa humanidad en agravio de las mujeres, entonces adolescentes, de las comunidades de Manta y Vilca.

 

En la notificación de la Sala Penal Nacional, recibida por Demus, se señaló que los acusados deben presentarse en el juicio oral, pues de no hacerlo serán declarados reos contumaces y se ordenará su inmediata captura.

 

Un primer proceso por el caso Manta y Vilca se abrió en 2016, después de ocho años de investigación, pero los jueces fueron recusados por la defensa de las mujeres por irregularidades e impedimento de uso de las pruebas, tras lo cual fue anulado en septiembre pasado.

 

Durante ese primer proceso, los militares acusados dijeron que las denunciantes habían sido sus parejas, al negar las violaciones, y que los acusaron al sentirse despechadas porque las abandonaron con sus hijos, producto de los presuntos abusos.

 

Además, afirmaron que no tenían necesidad de acudir a los abusos sexuales porque en la base militar en la que estaban destacados tenían un prostíbulo.

 

Sin embargo, las mujeres denunciantes afirmaron que los militares, en grupo, las violaron varias veces cuando ellas tenían entre 14 y 17 años de edad.

 

Las víctimas “ahora esperan tener un juicio justo, libre de toda sospecha de corrupción, sin estereotipos racistas y de género, que respete y garantice sus derechos humanos, en el marco de su participación en juicio, y que cuando valore las pruebas lo haga con enfoque de género e interculturalidad”, declaró la abogada Cynthia Silva, que las representa a nombre de DEMUS.

 

“En esta oportunidad, (los jueces) no podrán dejar de valorar el contexto del crimen porque durante un conflicto armado interno no es relevante probar consentimiento o no, no hay forma que se haya producido un libre consentimiento, tal y como queda demostrado de los testimonios de víctimas, testigas expertas y peritas”, que el anterior tribunal ignoró, añadió Silva.

 

Las violaciones, algunas de ellas con la participación de varios militares, fueron denunciadas por un grupo de mujeres de las comunidades campesinas de Manta y Vilca, en el marco del conflicto interno que enfrentó a las fuerzas armadas de Perú con las bandas armadas de Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru entre 1980 y 2000.

 

Fuente: EFE

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: