Pony, la orangután explotada sexualmente en un burdel

Pony, la orangután explotada sexualmente en un burdel

Desde que se conoció su historia desde Indonesia, los escabrosos detalles en la vida de Pony no dejan de horrorizar al mundo entero. La orangután hembra fue víctima de maltrato animal desde que fue separada de su madre y luego sometida a explotación sexual en un burdel.

 

La simio hembra estaba recluida en un prostíbulo ubicado en Kereng Pangi, en Indonesia. Cuando fueron a liberar a Pony del abuso sexual al que la sometían sus captores, la orangután estaba encadenada, tenía los labios pintados y había sido afeitada. Ella era prostituida a los trabajadores que talaban árboles de palma. El animal tenía heridas en la piel y, según los veterinarios que la atendieron después, un terrible trauma psicológico.

 

Los abusos que sufrió la orangután Pony en el burdel y su rescate

Pony es un animal grande, pero estaba encadenada siempre. Ella había sido separada de su madre al nacer. Los hombres que la visitaban en la localidad de Borneo pagaban unas cuantas monedas. A fin de asemejarla a una mujer, sus captores le depilaron todo el cuerpo. Solo un poco de pelusa fue dejada en su cabeza. Le colocaban joyas, maquillaje y hasta perfume. A pesar de su tamaño, los varones eran mucho más grandes que la joven orangután.

 

De los cuidados de Pony se encargaban varias mujeres del burdel, ya que el animal le temía a los hombres.

 

Más de 35 militares ingresaron al lugar para rescatar a la orangután. Los aldeanos de esa localidad de Indonesia no querían entregar al animal y la dueña del prostíbulo tampoco. Para la mujer, la explotación sexual de Pony representaba un ingreso económico seguro. Sin embargo, la Autoridad Central de Conservación y Recursos Naturales de Kalimantan (BKSDA) organizó un operativo de rescate junto con la Fundación BOS que acabó con el maltrato animal hacia Pony.

 

La adaptación de Pony, la orangután hembra que fue prostituida en Indonesia

Adquirir un nuevo estilo de vida fue dificultoso para Pony. El maltrato animal al que fue sometida dejó sus huellas en ella. La orangután reaccionaba con miedo cuando se acercaba un hombre de la organización que la rescató. “En el refugio, cuando un hombre se acercaba, se iba a una esquina y se orinaba encima. Les tenía pánico”, dijo Karmale, presidente de la ONG International Animal Rescue, según recogió El Mundo.

 

También tenía lesiones físicas. Su pelaje tardó en crecer, pues había sido rasurada casi todos los días. Además, debido a que su cuerpo no estaba protegido naturalmente, tenía picaduras de mosquitos.

 

Según la organización Boreo Orangután Survivor, Pony ha aprendido habilidades de supervivencia en la Escuela Forestal. Ellos recibieron a la orangután el 13 de febrero de 2003, después de que fuera rescatada del prostíbulo. Ella fue enviada a la isla de Bangamat, donde no pudo readaptarse del todo. Por eso, la simio regresó al complejo de socialización en Nyaru Menteng. El segundo intento fue transferirla a la isla de Kaja en entre el 2013 y el 2014. Actualmente vive en el complejo de socialización del lugar.

 

Ahora Pony vive lejos de sus captores y ha adquirido un estilo de vida similar al de otros orangutanes cuidados en cautiverio. Nunca podrá ser puesta totalmente en libertad, ya que pasó demasiado tiempo aprendiendo conductas humanas. Liberarla implicaría poner su vida en riesgo. Sin embargo, vive en semicautiverio, en una isla, junto con otros siete animales de su misma especie.

 

Pony fue separada de su madre cuando era muy bebé para someterla al maltrato animal. Nadie sabe cuanto tiempo se obligó al orangután a trabajar como prostituta antes de liberarla de esa terrible vida.

 

Maltrato animal: Pony, los orangutanes y su relación con la deforestación de los árboles de palma

El pasado mes de enero, los defensores de los derechos de los animales, pidieron el cierre de los mercados de animales en Indonesia, que son promocionados como atracciones turísticas, ya que en estos sitios maltratan y matan perros para luego ser consumidos.

 

En Indonesia y Malasia los bosques de palma son talados. Esto deja a los orangutanes sin hogar. Pero además, los campamentos demandan burdeles. El caso de Pony reveló que, además de alejarla de su mamá, los pobladores de esa localidad también fueron capaces de explotarla sexualmente.

 

¿Pony podrá ser liberada?

Cabe destacar que el Centro de Rehabilitació Nyaru Menteng dijo que la orangután Pony, después de 15 años de su rescate, no podrá ser liberada y reintegrada en hábitat por la edad temprana a que fue separada de su madre.

 

Las experiencias de Pony en el burdel de Indonesia

Sabiendo lo que se esperaba, Pony giraba sus caderas cuando un hombre llegaba a la puerta antes de ser violada sexualmente por dos sujetos más grandes que ella.

Pony ha tardado más de una década en recuperarse de la crueldad inimaginable que sufrió en el burdel de la aldea de Indonesia, un destino popular entre los trabajadores agrícolas locales que usaban prostitutas.

 

Fuente: La República

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: