La crisis en Fuerza Popular se prolonga mientras se decide si Keiko Fujimori va a prisión preventiva

La crisis en Fuerza Popular se prolonga mientras se decide si Keiko Fujimori va a prisión preventiva

Mientras Keiko Fujimori acudía a la audiencia en la que el juez Richard Concepción Carhuanchoevaluaba el pedido de prisión preventiva en su contra, la crisis en Fuerza Popular se prolongó con la renuncia de su secretario general y el alza de voces contra de su liderazgo. A esto se unió la difusión, hecha por IDL Reporteros, de nuevos chats de su bancada, en los que se revelaron las directivas a sus congresistas (que incluían órdenes sobre cómo aplaudir y dar arengas) y sus coordinaciones para defender al fiscal de la Nación, Pedro Chávarry.

En la audiencia, que Concepción Carhuancho suspendió en la noche y que será retomada este jueves por la mañana, Fujimori escuchó durante seis horas la primera parte de la exposición del fiscal José Domingo Pérez, a cargo de las investigaciones. El representante del Ministerio Público sustentó el pedido de 36 meses prisión preventiva contra ella y otras diez personas de su círculo cercano, entre ellas los asesores Pier Figari y Ana Herz, integrantes de la “cúpula” del partido y voces de peso en los chats de ‘La Botica’, nombre del grupo de chat cuyas capturas se filtraron.

Los alegatos del fiscal

Pérez Gómez enumeró los indicios encontrados de las supuestas ilegalidades cometidas por Fuerza Popular en la campaña de Keiko Fujimori para las elecciones presidenciales de 2011, donde supuestamente ocultó grandes cantidades de dinero con múltiples aportes ficticios de personas particulares. En este dinero oculto estaría el millón de dólares que Odebrecht dice haber entregado a la campaña en partidas de US$ 500 mil que tuvieron como receptores a los exministros fujimoristas Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya, incluidos en el pedido de prisión.

Luego de que el juez suspendió la audiencia por primera vez, cerca del mediodía, Keiko Fujimori calificó lo expuesto por el fiscal como “mentiras” y por la noche, tras la suspensión hasta el jueves, aseguró que su abogada “destruyó” sus argumentos. Entre los indicios del fiscal destacaron aquellos que muestran la intervención en Fuerza Popular del empresario Vicente Silva Checa, quien estuvo en prisión por vínculos con Vladimiro Montesinos, el cabecilla de la red de corrupción que acaparó el Estado durante el régimen de Alberto Fujimori.

A pesar de que Keiko Fujimori reiteró en estos días previos que Silva Checa no es su asesor, el fiscal aseguró que ejerce este rol “en la sombra” al haber encontrado en su computadora comunicados de Fuerza Popular e informes reservados de la Comisión Lava Jato, presidida por el fujimorismo. Rosa Bartra, congresista que presidió este grupo, rechazó lo dicho por el fiscal Pérez Gómez y anunció que tomará acciones legales en su contra.

Crisis en Fuerza Popular

Mientras la audiencia se desarrollaba, el congresista fujimorista Rolando Reátegui reveló que había decidido contar “toda su verdad” ante la Fiscalía y que “al ver que la lealtad se ha roto por parte del líder [Keiko Fujimori], prioricé la lealtad hacia mi familia; mi esposa, hijos, amigos y dirigentes que confiaron en mí, como yo confié en la líder, en su momento”. En una carta publicada en redes sociales, el legislador por San Martín aseguró que tomo esta decisión al considerar que “en este proceso judicial se ha confundido la lealtad partidaria con la impunidad”.

Grupo RPP

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: