Cuéntales…

Cuéntales…

(Lima 27-09-2018/Pável Rodríguez). Los que estamos fuera de nuestros países por la razón que sea, tenemos la obligación de ser ciudadanos de bien en cada nación donde nos encontremos.

Sumado a esto, en el caso de los venezolanos, tenemos la tarea de dar a conocer lo qué pasa en nuestro país. En la actualidad no hay barreras para informar, más allá de la que cada quien se ponga.

La libertad de expresión qué hay en los países donde estamos, nos permite echar el cuento de cuán destruida está Venezuela. Y sí, digo cuento pues lo qué pasa en mi país es un cuento, pero de terror.

Más allá de ser expulsados, desterrados, huérfanos de nuestras familias, exhiliados, refugiados o cómo nos quieran llamar, nosotros somos los mejores embajadores que Venezuela puede tener.

Sí, ese título de alto nivel que, en países democráticos y sin cuentos de terror, ocupan personas preparadas y que estudiaron para ello.

Nosotros no estudiamos para ser embajadores, pero Venezuela, esa tierra que nos vio nacer, nos formó sin saberlo para esta dura etapa y ahora le debemos el favor y no podemos fallarle.

Estés donde estés lleva tu gentilicio en alto, sin caer en la antipatía, siempre con humildad. Venezuela es más que ese grupo de delincuentes que la destruyó.

Sí, habla de lo que pasa, cuenta lo que vive nuestra gente actualmente, pero también cuenta que Venezuela tiene la catarata más alta del mundo, cuenta que tenemos llanos, andes, costa, desierto, cuenta que tuvimos libertadores de naciones, cuenta que nuestras mujeres han sido las más bellas del universo, cuenta que somos cheveres, amables, cuenta que nuestras arepas son las mejores, explica qué es la hallaca, cuenta, no dejes de contarles.

Cuéntales que somos los hijos de una tierra tan noble, que a pesar de lo que está viviendo, sigue en pie, golpeada, pero en pie, cuidando a los suyos como una madre, nuestra madre, Venezuela…

Facebook: Pável Raul Rodriguez
Instagram y Twitter: @espavelrod

Nota: Amazonia Sur respeta los comentarios del columnista pero no necesariamente se solidariza con estos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: