Caracas Minimarket Gourmet destaca el emprendimiento venezolano en Lima

Caracas Minimarket Gourmet destaca el emprendimiento venezolano en Lima

Lima (20/08/18 – Daniela Moros) A más de 4 mil 500 kilómetros de la capital del país más pobre de Suramérica, exactamente en Lima – Perú, Leopoldo Vallenilla, caraqueño de pura cepa, entendió que el emprendimiento era la vía directa al progreso, y poco a poquito y junto a su esposa, logró abrir este año, Caracas Minimarket Gourmet, una mezcla de sabor y productos con sello venezolano.

En pleno corazón del distrito de Miraflores, en la calle Domingo Elias 988, se sitúa este mercadillo, en el que se pueden encontrar distintos rubros que distinguen a Venezuela, tales como la malta, el refresco (gaseosa) “Frescolita”, una gama de quesos netamente llaneros como el queso telita, de mano, guayanés y la popular nata que acompaña a las peculiares arepas.

Y es que la harina de arepas es un artículo que tampoco falta en esta tiendita con toque criollo, tal como lo exclama su principal gerente, Leopoldo, “la harina de maíz es el emblema del venezolano”. Otra cosa que también se puede conseguir en este negocio, es la mezcla  de cachapas, la cual es una especie de tortilla elaborada a base de maíz amarillo procesado y acompañada con queso de mano.

Caracas Minimarket Gourmet también es un sitio para degustar la gastronomía venezolana, puesto que cuentan con un menú en el que resaltan los sándwichs de carne mechada (carne deshilachada), los perros calientes (hot dogs) y los pepitos, un pan largo relleno con lomo fino, repollo (col), zanahoria, tomate, lechuga, además de salsas, queso, jamón y tocineta.

“La receptividad de pueblo peruano es excelente.  El peruano tiene un trato muy amable hacia nosotros. Ellos quieren conocer y saber cómo es nuestra comida. Actualmente llegan a buscar malta y ‘frescolita’”, expresa Leopoldo.

Este venezolano, quien tiene 10 años de haber llegado a la tierra del imperio incaico, junto a su esposa, quien es hija de peruanos que emigraron a Venezuela en los años 80, dice que emprender en un lugar que “no conoces ni las avenidas y tienes que empezar desde cero”, no es nada fácil “ha sido todo un proceso”, destaca.

Para él, adentrarse en el mundo del emprendimiento se traduce en lograr un objetivo cueste lo que cueste. “Es  trazarse una meta,  nunca descansar, nunca desfallecer, lograr hasta el último momento el objetivo”.

Leopoldo describe que la mayor parte de  la emigración venezolana en el Perú es profesional y trabajadora. Señala que los empresarios peruanos contratan a profesionales venezolanos y “se han dado cuenta del material valioso. Somos un pueblo de gente trabajadora”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: