Migrar no es gratis: Los números que los peruanos deben saber sobre la migración venezolana en Perú

Migrar no es gratis: Los números que los peruanos deben saber sobre la migración venezolana en Perú

El dinero que mueven los venezolanos en materia de regularización de su estatus migratorio, alquileres, recaudación fiscal y trabajo dinamiza también la economía del país y desmonta la tesis de que ellos vienen solo a quitarle el trabajo a los peruanos.

Lima (27-08-2018 / José Gregorio García). La crisis humanitaria de Venezuela ha provocado un éxodo masivo de venezolanos al Perú que en la actualidad ha generado sentimientos encontrados. Un país dividido entre quienes están dispuestos a recibir y ayudar a los ciudadanos que buscan refugio y otros que rechazan su llegada por diversas razones, muchas de ellas influidas por el tratamiento informativo de muchos medios de comunicación.

No se trata de una afirmación infundada, pues son más las noticias negativas que se difunden sobre venezolanos que los casos positivos y de emprendimiento en los que están relacionados estos ciudadanos y que en realidad contribuyen al desarrollo del país. Si bien es cierto que hay casos de delincuencia, robos, prostitución, y malos comportamientos que involucran a venezolanos, estos son minoría y poco relevantes si se comparan con la cantidad de casos de ciudadanos que han llegado a ocupar importantes roles en el país y con mano de obra calificada que esta nación necesita para seguir creciendo. Pero, más allá de eso, muchos no conocen el impacto positivo que tiene la migración venezolana en el Perú desde el punto de vista económico.

La permanencia no es gratuita

Lo primero y más importante que deben conocer los ciudadanos es que pese a que los venezolanos están siendo recibidos en el país “con facilidades”, su permanencia no es gratuita. Los que llegan país deben tramitar un Permiso Temporal de Permanencia (PTP) para el cual deben cancelar 40.50 soles al Banco de la Nación. Pero, antes deben tramitar la Ficha de Canje Internacional emitida por la Interpol, que cuesta 80.50 soles. Es decir, para regularse inicialmente un venezolano debe desembolsar al Estado peruano 121 soles.

La Superintendencia Nacional de Migraciones informó que unos 75 mil venezolanos en Perú cuentan con el PTP y otros 100 mil han iniciado el trámite para obtener dicho documento. Sin embargo, cifras oficiales revelan que existen unos 400 mil 200 residentes en el país que a finales de año ya deben haber regularizado su situación. Si todos los venezolanos que han llegado hasta ahora cumplen con los procedimientos para legalizarse, serían alrededor de 48 millones 424 mil 200 soles que ingresan a las arcas del Estado, sólo en trámites de documentos. Sin contar el resto de venezolanos que siguen llegando, ya que a mediados de agosto Migraciones registró el récord de ingreso diario de 5.193 personas venezolanas por el Centro Binacional de Atención Fronteriza CEBAF Tumbes; y luego de ello se mantuvo en un promedio de 3.500 ingresos al día.

Impuestos a Sunat

Adicionalmente a ello, está la contribución que hace cada venezolano con la recaudación fiscal. Los beneficiarios del PTP pueden obtener el Registro único de Contribuyentes (RUC) para pagar los impuestos de las actividades económicas que realicen a través de la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria(Sunat) . Todo ciudadano venezolano o extranjero que tenga un empleo formal, debe contribuir con el Estado con el 30% del sueldo que recibe mientras su estatus fiscal sea no domiciliado, es decir durante los primeros 183 días que se encuentra en el país. La contribución de ese 30% se debe dar durante el primer año fiscal de su llegada al país.

Entre la formalidad e informalidad

Se dice que el venezolano ha llegado al Perú a quitarle el trabajo al extranjero, pero esta tesis es desmontada por el viceministro de Promoción del Empleo, Fernando Cuadros, quien reveló que actualmente solo 6 mil venezolanos tienen un empleo formal privado; es decir, representan menos del 0,2% de la Población Económicamente Activa (PEA), ocupada formal. Por otro lado, según una reciente encuesta de la Oficina Internacional de Migraciones (OIM), el 70% de los inmigrantes venezolanos se encuentra trabajando y se estima que cerca de 275 mil de ellos laboran en un empleo informal. Ello representa cerca del 3% de la PEA ocupada informal. Es decir, no representa nada.

El techo no es gratis

Otro de lo que no se habla en los medios sobre la llegada de venezolanos, es que actualmente muchas familias peruanas están siendo beneficiadas con el éxodo a través de los alquileres de habitaciones y departamentos. Muchas familias han decidido construir cuartos y destinar departamentos para vivir del arrendamiento que actualmente venezolanos están dispuestos a pagar producto de su trabajo, sea formal o informal. Los precios de los alquileres varían de acuerdo con la zona, el distrito, las condiciones y si se trata de cuarto o departamento. En promedio alquilar un cuarto puede costar entre 150 y 450 soles mensuales, mientras que un departamento puede costar entre 500 y 1500 soles, dependiendo. Unos pueden ser más o menos costosos que otros.

Si de los 400.200 venezolanos que están en el Perú se calcula que un tercio paga alquiler, tomando en cuenta que muchos pueden vivir en pareja o hasta tres personas, son alrededor de 133 mil 400 venezolanos que aportan a una familia con el pago de un arrendamiento. Esto significa que los venezolanos aportan al Perú entre 20 millones 010 mil soles y 66 millones 700 mil soles mensuales en materia de alquileres. Todo esto sin contar que los venezolanos compran alimentos, pagan servicios y consumen como lo hace cualquier ciudadano peruano.

Ejercer también se paga

Se calcula que el 50% de los que han llegado a Perú son profesionales con carreras técnicas o universitaria completa y muchos de ellos tienen maestrías o estudios de cuarto nivel. Para poder ejercer su profesión en el Perú deben tramitar el reconocimiento de sus títulos universitarios ante la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU).

El procedimiento administrativo para que se reconozca legalmente el grado o título obtenido en el extranjero cuesta 645 soles. Posteriormente, si el ciudadano venezolano cuenta con una profesión o carrera que requiere de su colegiatura para ser reconocido en el gremio, este debe pagar entre 500 y 1000 soles y hasta más, dependiendo de cada colegio profesional, para dicho trámite. Todo esto sin contar con aquellas profesiones en las que es obligatorio realizar la revalida del título universitario en una universidad peruana, cuyo trámite ronda entre los 1000 y 1500 soles.

Todas estas cifras dejan en evidencia que la actividad económica que hay en el Perú producto de la migración venezolana dinamiza también la economía del país. Además, se trata de beneficios que se pueden sustentar en números, más allá de la productividad que le puede generar al país la mano de obra calificada de los venezolanos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: